BRUSELAS, February 9, 2017 /PRNewswire/ —

La demanda de turismo europeo sigue creciendo y demuestra ser resistente a los retos de seguridad y crisis política. Sin embargo, el crecimiento general se ha ralentizado respecto al año anterior (+5% en 2015) afectado por aquellos destinos obligados a recobrar la confianza de sus mercados después de sucesos trágicos. La región más visitada en el mundo dio la bienvenida a 620 millones de turistas internacionales en 2016, un incremento del 2% en comparación con el mismo periodo en 2015[1].

Según el último informe de la Comisión Europea del Turismo«European Tourism – Trends & Prospects», la mayor parte de los destinos registró un crecimiento robusto en los últimos meses de 2016. Islandia sigue siendo el principal destino de crecimiento (+40%) seguido por el excepcional rendimiento de Chipre (+20%) y Eslovaquia (+19%), para los dos últimos debido a una conectividad aérea mejorada y visitas fuera de temporada. Bulgaria (+16%) también vio un crecimiento sólido mientras otros destinos como Serbia y Portugal (ambos +13%) son cada vez más atractivos para los buscadores de gangas. Por el contrario, las preocupaciones de seguridad siguen suponiendo un obstáculo para el número de llegadas de turistas en Turquía (-31%) y Bélgica (-14%) mientras un franco suizo fuerte debilita el rendimiento del turismo en Suiza (-2%).

«Los destinos europeos reconocen la necesidad de seguir siendo competitivos en un sector que se está adaptando rápidamente a las diversas necesidades de los viajeros de mercados establecidos y emergentes. Solo mediante el creciente compromiso y cooperación de las autoridades del turismo europeas, Europa seguirá siendo un destino competitivo y tendrá éxito en el impulso del turismo entrante», dijo Eduardo Santander, director ejecutivo de la CET.

Los grandes mercados europeos continúan impulsando el crecimiento 

Los viajes europeos siguen basándose fuertemente en la demanda intra-regional. Varios destinos registraron un crecimiento de doble dígito de viajeros de Alemania y Francia, atribuible a las estables condiciones económicas en la Eurozona. En el Reino Unido, una libra debilitada no pudo desalentar la demanda del turismo británico, con casi uno de cada dos destinos europeos reportando crecimiento de doble dígito de este mercado. Las llegadas de turistas desde Rusia mejoran de forma gradual con aumentos importantes registrados en destinos del Mediterráneo y el Báltico. Se espera que los flujos de turistas rusos crezcan a lo largo de 2017 a medida que el rublo se fortalece.

Las llegadas de EE.UU. a Europa aumentaron un 8% (en torno a 27,4 millones) en 2016, gracias al dólar reforzado, buenas condiciones económicas y tarifas aéreas favorables. Sin embargo, está por ver si esta tendencia se mantendrá debido a la restricción de la nueva administración de EE.UU. del globalismo. El el crecimiento general chino (+2%) se ha ralentizado respecto al 2015, ya que las preocupaciones de seguridad disuaden en cierta manera los viajes a Europa.

[1]  Organización Mundial del Turismo (UNWTO)

Contacto: Miguel Gallego, press@visiteurope.com , +32-2548-9000